ActionsPills, Customer Experience

Ley de Mercados Digitales y la posible afección al usuario y su experiencia (CX)

La era digital ha traído consigo una serie de avances y comodidades que han transformado la forma en que interactuamos con la tecnología y entre nosotros, sin embargo, con el crecimiento exponencial de las grandes tecnológicas, han surgido preocupaciones sobre la competencia desleal y el abuso de poder en el mercado digital.

La Ley de Mercados Digitales (DMA) de Europa es una respuesta a estas inquietudes y busca establecer un terreno de juego equitativo para todos los actores del mercado digital. Pero, ¿cómo afecta esta ley al usuario final y su experiencia?

Desde ACTIONS veremos como la DMA puede afectar al usuario y su experiencia (CX).

 

¿Qué es la Ley de Mercados Digitales (DMA)?

La Ley de Mercados Digitales de la UE establece regulaciones a grandes empresas del sector digital, con el objetivo de evitar que estos impongan unas condiciones para el uso y goce de sus servicios, tanto a empresas (clientes profesionales) como también a los usuarios finales.

Por lo tanto, busca crear un mercado libre y abierto para los servicios digitales, evitando prácticas que perjudiquen la libre competencia o limiten los derechos de los usuarios finales, creando reglas comunes en todo el mercado único que fomenten la innovación, el crecimiento y la competitividad, pero también permite plataformas más pequeñas, pymes y empresas emergentes para expandirse y crecer más fácilmente.

 

La interoperatividad y su afección al customer journey y CX

La interoperabilidad, en su esencia, se refiere a la capacidad de diferentes sistemas y aplicaciones para trabajar juntos y compartir información sin problemas y, en el caso que nos ocupa en la DMA, de romper las barreras tradicionales entre las plataformas digitales dominantes que actúan como silos independientes para permitir una comunicación más fluida entre ellas.

Esta falta de interoperabilidad genera una pésima experiencia de usuario (CX), ya que obliga a descargar múltiples aplicaciones que es su esencia hacen lo mismo, que deben aprender a usarlas, que ocupan demasiado espacio en los dispositivos, y que dividen las comunicaciones en diferentes plataformas que además no se comunican entre sí.

 

La DMA busca cambiar este panorama y mejorar notablemente el customer journey, al exigir que las grandes plataformas integren sus aplicaciones de mensajería, redes sociales y otros servicios digitales, y sus derechos como consumer, ya que permitiría elegir y utilizar servicios basados en la calidad y las características, en lugar de la popularidad o la base de usuarios.

La interoperabilidad promete varios beneficios para el usuario:

  1. Flexibilidad y elección: los usuarios ya no estarían «atrapados» en una plataforma debido a la red de contactos que han construido allí. Podrían elegir la plataforma que mejor se adapte a sus necesidades sin perder la capacidad de comunicarse con todos sus contactos.
  2. Reducción de la sobrecarga de aplicaciones: con la capacidad de comunicarse a través de plataformas, los usuarios podrían reducir el número de aplicaciones que necesitan tener en sus dispositivos.
  3. Mejora de la privacidad: si bien la interoperabilidad plantea preocupaciones de seguridad, también ofrece la oportunidad de elegir plataformas basadas en sus características de privacidad, sabiendo que aún podrán comunicarse con usuarios de otras plataformas.

 

Desde ACTIONS sabemos que aunque la interoperabilidad suena prometedora, también plantea desafíos, como las preocupaciones sobre la seguridad y el cifrado extremo a extremo que utilizan las aplicaciones de mensajería; o su afección con la experiencia del usuario, ya que esta posible unificación tecnológica traen consigo resistencia en los públicos menos expertos.

 

Lo que trata de arreglar la DMA y los beneficios para el usuario

Al establecer regulaciones se pretende prever prácticas desleales y promover la competencia, la DMA espera crear un ambiente donde las empresas más pequeñas también puedan prosperar.

Esto no solo es beneficioso para estas empresas, sino también para los usuarios, quienes se beneficiarían de una mayor diversidad de opciones y servicios.

Con Mercado más diverso y saludable, es probable que veamos una oleada de innovación.

Las startups y empresas emergentes a menudo son las más ágiles e innovadoras, y al tener una oportunidad justa de competir, podrían introducir nuevas características y servicios que desafíen a los actuales líderes del mercado.

Para los usuarios, esto podría traducirse en mejores precios, más características y una mayor atención al servicio al cliente.

 

Las regulaciones de la DMA están diseñadas con el mejor interés del usuario en mente.

Por lo tanto, una vez que los usuarios superen la curva de aprendizaje inicial, es probable que encuentren que su experiencia general es más agradable, segura y centrada en sus necesidades.

 

Conclusión

La Ley de Mercados Digitales representa un paso importante hacia un mercado digital más justo y equitativo en Europa.

Aunque su objetivo principal es regular a las grandes tecnológicas, sus efectos se sentirán en todos los niveles, desde los desarrolladores hasta los usuarios finales.

Mientras que la interoperabilidad y la mayor competencia son claros beneficios para los usuarios, todavía hay incertidumbres sobre cómo se implementarán estas regulaciones y cuál será su impacto real en la experiencia del usuario.

Como siempre, la clave estará en encontrar un equilibrio entre la regulación y la innovación, garantizando que los derechos y necesidades del usuario estén en el centro de cualquier decisión.

 

 

 

Te recomendamos:

Cómo mejorar el CX mediante el uso de un agendador de citas

Mejorando la Experiencia de Cliente a través del Neuromarketing

Back to list

Related Posts

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.